MEMORIAS Y ECLIPSES

miércoles, 7 de febrero de 2018

EDGAR ALLAN POE. EL CUERVO. Corto de animación. Narrado por Joan Mora

Un impactante corto animado que adapta la obra de Poe




La obra de Poe y más aún el famosísimo poema "El Cuervo" ha tomado innumerables formas a travésde la historia, como  palabra escrita y narrada, como impreso, como acto, como animación.
Con gusto comparto hoy una de esas adaptaciones que logran maravillarte, la versión que interpreta el locutor español Joan Mora, hombre de 51 años que se desenvuelve en  la radio y la publicidad desde hace casi dos décadas. Él, hombre de voz trabajada profesionalmente expusó este corto en su canal de YouTube, lugar donde tuve la oportunidad de encontrarle, y fue también él, quien amablemente me ha concedido el permiso de compartirle.
(Gracias Joan)

Como este, existen varios cortos animados narrados por Joan, piezas que sin duda vale la pena pasar a visitar.

links de Joan Mora



Canal de YouTube para la  difusión de algunos de sus trabajos:





domingo, 4 de febrero de 2018

A TÍ, MUERTE






No sé, si rozaré la muerte pronto.
No sé, si vendrá ella a mi encuentro.
Ya no la aclamo. Ya no le lloro.
Tan sólo la dejo pasar, lenta,
sola, miedosa entre silencios.

La desafié en tiempos de soledad.
Cuando mi alma se resquebraba,
sin sentido, ida, como una ola
rompiéndose a la orilla de la playa,
dejando, todo lo que fué un día,
entre surcos de agua y fina arena.

La desafié, sí. ¡Pero no me escuchó!
Quise sentir el placer de la muerte en vida.
¡Necesité abrazarla! Abrigarme en su frío;
en esa oscuridad que me aterraba
y a la vez, me sostenía... Lóbrega,
misteriosa, refulgía en mi recuerdo
para engañarme. Para talar-me un suspiro.
Me susurraba al oído, en el ocaso:
"- Hoy, yo, seguiré mi paso, mi camino.-"

Le supliqué que me llevara ella,
a beber, de sus oscuros labios,
como un dulce vino. Sangre roja,
penas cortadas, rasgadas por el dolor,
que el mundo me había tendido.

¡No quiso la muerte, que andara en su limbo!
Ahora soy yo, la que no quiere su abrigo.





sábado, 9 de diciembre de 2017

VIVIENDO EL TIEMPO



Masticando el tiempo, el imperio
agridulce de este espacio, tan corto,
tan largo... me retiene el pensamiento
y mis mandíbulas roen para saciarme.
Apenas, con el jugo que mi boca sustrae,
de estas emociones... me alimento.

Con el tiempo que corre a pasos de bebé;
gateando por los días con lentitud,
con las hojas de los árboles cayendo
en desdén, en un laberinto rocoso, 
con las hiedras trepando, alzándose sobre
su vestidura fría, la piedra... oculta, 
me limita. Me ajusta al momento, a las horas
inadecuadas sin salir de su arrullo.

Esculpo como artesana, los momentos 
que pasan, que no llegan, tallandolos 
con el sabor de la añoranza, con los
dedos que se deslizan por los detalles
cotidianos, cálidos, que el tiempo atrapa.

Mastico el tiempo, la hiedra, los días,
con el sol del estío, laberintos rotos.
Letra a letra, entre surcos y pautas que llegan,
en el eco inocuo de las horas adormecidas. 
Me desafía el tiempo con su tacto.
Larga espera. Cortos trazos que a mi me llevan
a tener las mandíbulas desencajadas,
ya en desuso, con el susurro encarcelado,
que el tiempo dejó caer en este espacio
que me tienta a transportarme...

A transportarme
a pasos agigantados.

Seguiré masticando a sabiendas que ésta acidez,
podrá quedarse detenida entre sueños.
Aunque tal vez, entre mi boca, el dulce sabor
quede apegado al paladar, con el nuevo color
que el tiempo, el espacio, llene de emociones,
para hacer el tiempo mío. 



Nunca corto.
Nunca largo.


sábado, 2 de septiembre de 2017

Android 207 - Paul Whittington


Android 207  es un corto animado de aquellos que puedes definir técnicamente, y admirar como obra, pero del que resulta más complejo expresarse cuando te conviertes en ese ente subjetivo que al igual que su protagonista, intenta descubrir, razonar y concluir al enfrentar la vivencia.
Y vale la pena considerar: ¿es acaso el espectador de este corto animado quién es expuesto a un experimento?
¿cuál fue entonces tu resultado?


Dirigido por Paul Whittington
Producido por Paul Whittington
Escrito por Paul Whittington

Fecha de lanzamiento
4 de junio de 2006(Estados Unidos)
28 de septiembre de 2006 (Canadá)

Premios de Mejor Película, Mejor Técnica y Elección del público en el Festival de Cortometrajes de la Isla de Vancouver.

miércoles, 30 de agosto de 2017

SÁBANAS DE SEDA




Entre sábanas
impregnadas
por el olor de tu cuerpo,
el aroma que me embriaga,
que me seduce,
que despierta los sentidos...

Con nuestras bocas buscándose,
nuestros ojos descubriendo,
nuestras manos rozándose
milímetro a milímetro
cada rincón de nuestros cuerpos...

Con tus yemas en mis labios
y tu lengua en mi garganta
retorciéndonos pegados,
extasiados por el deseo
que nos aclama...
Ardemos semidesnudos 
como la noche que cayó
el hilo de tu saliva 
sobre mi espalda.,,

Me envuelven tus brazos.
Me devora tu boca
dibujando placeres
vertiginosos
que se deshacen,
entre gemidos,
entre susurros 
que se desgranan,
con el ápice que nos eleva
sucumbidos por la pasión,
a seguir amándonos
entre sábanas de seda,
aún cuando el amanecer llegue
y las avenidas duerman.

Nuestros cuerpos mueren en el éxtasis.
Cerremos los ojos
y en nuestro lenguaje...
sigue amándome.

Onice Canet





TIBIAMENTE




         Son las hojas las que desvisten al árbol.
Lo desnudan tibiamente, dejando a los rayos,
cubrirlos de nuevo de la luz prematura,
rojiza, dorada, anaranjada.. Se nutre,
de las caricias aturdidas que el despierta,
en las raíces ocultas que besan la tierra.

Como hoja que no cae en el invierno marchito,
mis manos te despojan, quemando dulcemente,
las colinas verdes de tu cuerpo que demoran,
pausadas, sobre los labios vivos de mis yemas...
Fulges, sutil, en esta dimensión perenne
dónde el aliento se percibe único, bebedor 
deshinibido, que dibuja flores en mi boca.

Como raíz, mi carne se diluye y toma forma.
Un diluvio de éxtasis despierta, en las sombras 
espléndidas de las ramas de nuestros cuerpos...
Son las hojas las que desvisten al árbol,
mientras lo lame el rocío con su lengua erótica,
cubriéndolo de nuevo, en jadeos escapados,
que balbucean en el cobijo de sus entrañas.

Soy hoja. Soy raíz. Eres árbol que asida en mi tierra.
Rama que me da la vida, que me retuerce
en la fogosidad abismal de tu encantamiento.

Soy hoja. Soy raíz. Soy la savia de tus estaciones, 
la que te impregna de húmedas sensaciones...
Soy, el manantial embriagado que queda extenuado 
en el vertiginoso placer que anda por tu dorso.

Soy, tibiamente....
La raíz que te aturde
en la luz prematura...
En las sombras espléndidas.